was successfully added to your cart.

Códice Hammer de Leonardo Da Vinci

Conocemos a Leonardo da Vinci por su pintura y sus inventos, muy adelantados a la época en la que vivió, pero…

¿Cómo ha llegado hasta nosotros?

Hoy le conocemos por sus manuscritos, unos cuadernos donde expresó sus experiencias y sus investigaciones, pero que nunca llegó a imprimir. No le interesaba publicarlos porque eran su herramienta de trabajo, donde reflejaba sus inventos y experiencias.

En el año 1508 Leonardo se muda de Italia a Francia, y en el Código Hammer aparece una anotación donde le indica a su discípulo Francesco Melzi:

“estudia estos casos, cópialos y guarda los originales en Florencia, para que si se extravían, la invención no se pierda”.

La analogía en nuestros días podría ser: “realiza un backup de la información, asegura que es consistente y externalízalo en un lugar seguro”.

Esa tarea, que ya era importante para Leonardo, también lo es hoy para nosotros. Aseguramos nuestras casas, nuestra salud, nuestro coche, pero…

¿Qué valor le damos a nuestra información si se pierde nuestro trabajo?, ¿cómo lo recupero si es algo irrepetible?

No serán los códices de Da Vinci pero para una empresa o un profesional es fundamental: debe estar copiado y a buen recaudo ya que en caso de pérdida, su recuperación será un trabajo costoso.

La importancia de las copias de seguridad y las soluciones de backup hoy por hoy son una necesidad en tu negocio.

Leonardo da Vinci sabía muy bien donde tenía sus códices y probablemente los trasladó con cuidado hasta Francia. Pregúntate si se hubieran perdido durante el transporte…

¿Cuánto tiempo hubieran tardado en recuperar sus copias desde Florencia hasta Amboise?, ¿cuánto se habrían retrasado?, ¿hasta dónde habrían llegado sus inventos?

Actualmente no anotamos con pluma y tinta en un cuaderno la información de nuestra empresa, ni recibimos cartas en papel de nuestros contactos. Disponer de una biblioteca con toda nuestra  documentación forma parte de otra época. Probablemente copiar y proteger ese contenido sería más laborioso, pero más sencillo que recoger la información que tenemos en teléfonos móviles, aplicaciones cloud y dispositivos locales, todos ellos independientes y en alojamientos dispersos.

Unificar la forma de proteger nuestra información para disponer de copia reciente en un lugar seguro, y que podamos recuperarla de forma ágil es fundamental.

¿Cuándo ha hecho usted el último backup de su información?, ¿ha protegido sus datos críticos?, ¿dónde la tiene ahora?, ¿cuánto tardaría en recuperarla?

Si se ha pensado unos segundos alguna de estas preguntas, recuerde que lo más importante de nuestro trabajo es nuestra información.

Leonardo da Vinci ya lo sabía.

 

Autor: María José Rodríguez, Channel and Sales Manager